Guardiola acepta la acusación de la Federación inglesa por lucir el lazo amarillo

Guardiola acepta la acusación de la Federación inglesa por lucir el lazo amarillo

06-03-2018     09:15h

En su respuesta a la acusación, el Manchester City y el entrenador catalán niegan que el lazo sea un símbolo político y lo comparan con el famoso 'poppy', la amapola en recuerdo a los caídos británicos en la Primera Guerra Mundial.

Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, ha aceptado este lunes la acusación de la Federación Inglesa de Fútbol (FA) por lucir el lazo amarillo en su indumentaria durante partidos oficiales.

Guardiola tenía hasta este lunes a las 18:00 GMT para responder ante el máximo organismo del balompié inglés, que le había abierto un expediente por contravenir las normas publicitarias de la entidad al exhibir "un mensaje político" en su vestimenta, "específicamente un lazo amarillo".

El lazo se ha convertido en un símbolo de protesta de los soberanistas de Catalunya para reclamar la libertad de los "Jordis" -Jordi Sánchez y Jordi Cuixart-, en prisión desde hace más de cuatro meses, y de Joaquim Forn y Oriol Junqueras, encarcelados desde el pasado 2 de noviembre.

La FA ya había advertido a Guardiola sobre el uso de símbolos con trasfondo político, lo que vulnera las reglas de la Federación, aunque el técnico siempre ha declarado que no le importaba ser suspendido por este motivo.

En su respuesta a la acusación, el Manchester City y el entrenador catalán niegan que el lazo sea un símbolo político y lo comparan con el famoso "poppy", la amapola que se luce en el Reino Unido durante el mes de noviembre en recuerdo a los caídos británicos en la Primera Guerra Mundial.

La amapola o "poppy" conmemora el Día del Armisticio (11 de noviembre de 1918), cuando el bando Aliado y el Imperio alemán acordaron el alto el fuego en un vagón de tren en Compiègne (norte de Francia) durante la Primera Guerra Mundial.

El preparador del conjunto "citizen" llevó el lazo amarillo en Wembley durante la final de la Copa de la Liga, en la que su equipo levantó el título goleando (3-0) al Arsenal. Muchos hinchas también portaron durante ese choque ese mismo símbolo ya que se distribuyeron cintas amarillas en los exteriores del estadio.

Sin embargo, en su último partido disputado, el domingo en casa frente al Chelsea (1-0), Guardiola no lució de forma visible el lazo amarillo y lo reemplazó en la solapa con un narciso de color amarillo en apoyo a la Fundación Marie Curie contra el cáncer.

Este lunes, Martin Glenn, presidente ejecutivo de la FA, confirmó su decisión de sancionar al entrenador. Más tarde, Glenn se disculpó por los comentarios que hizo sobre símbolos políticos y religiosos, comparando el lazo amarillo con la Estrella de David y la esvástica nazi.