Isco salva los tres puntos contra el Sporting

Isco salva los tres puntos contra el Sporting

15-04-2017     16:26h

El Real Madrid ha vencido en el Molinón al Sporting de Gijón 2-3 en un partido difícil en el que los de Zidane han tenido que remontar en dos ocasiones.

Isco Alarcón se erigió en protagonista de la victoria del Real Madrid (2-3) frente al Sporting de Gijón en un partido correspondiente a la jornada 32 que se le había complicado al equipo blanco, que se vio hasta en dos ocasiones por detrás en el marcador, pero que terminó superando para mantener la presión sobre el FC Barcelona.

Y como ya ha pasado en más partidos de la temporada, el Real Madrid se encomendó a la épica para lograr un sufrido triunfo en casa del Sporting. Pero esta vez no fue Sergio Ramos el autor del milagro en la Semana Santa, sino que fue el malagueño Isco, que sigue demostrando su potencial en los minutos que Zidane le deja disputar. Un conjunto merengue irreconocible, con muchos de sus buques insignias sin estar convocados, tuvo que remontar dos veces para llevarse tres puntos vitales en la lucha por el título.

Pero el que comenzó golpeando fue el equipo de Rubi. Cuando más peligro estaba generando el Real Madrid, que ya había avisado con un cabezazo alto de Lucas Vázquez, fue Duje Cop el que puso el susto en el cuerpo de la afición merengue. Tras una asistencia precisa de Vesga, que superó la pasividad de la zaga blanca, el delantero croata envió un disparo cruzado que no pudo detener Casilla.

Pero poco le iba a durar la alegría al Molinón. Apenas tres minutos después, en el 17, el centrocampista Isco Alarcón devolvía el empate al luminoso con una lección magistral de dominio de la jugada. Tras recibir en la frontal del área un pase de Lucas, el malagueño jugueteó con el esférico y regateó a varios zagueros rivales para terminar de la mejor manera posible, con un disparo más colocado que potente, que superó al "Pichu" Cuéllar.

Tras estos tres minutos de emoción, la primera parte dio poco más de sí. El equipo de Zidane controló la posesión del partido, pero no generó mucho peligro ante la meta rival. Mientras, el Sporting supo jugar sus cartas y, creando alguna jugada peligrosa, siguió amenazando a Casilla, sobre todo llegando por las bandas, con más intención que acierto.

Con el paso por los vestuarios, el Real Madrid no cambió un ápice su intención de darle la vuelta al partido y casi lo logró tras una falta peligrosísima de Amorebieta en el borde del área. James colgó un balón que conectó con la cabeza de Nacho que paró Cuéllar, aunque el árbitro no le quiso dar ese reconocimiento, puesto que no señaló saque de esquina a pesar de las quejas del conjunto madrileño.

Y del posible 1-2, se pasó al 2-1. Porque en la jugada inmediatamente posterior volvió a adelantarse el combinado asturiano con un gol de Mikel Vesga, el primero que anota en Primera División. El centrocampista, que ya había sido el autor de la asistencia en el primer gol de su equipo, se erigió en protagonista del encuentro con un gran cabezazo que sorprendió a propios y extraños.

Y le tocó volver a remar a contracorriente al Madrid, buscando de nuevo el empate. Tras varias llegadas tímidas, fue en el minuto 59 cuando Álvaro Morata vio puerta. El canterano blanco logró superar por arriba a Babin y mandar un buen testarazo a la cepa del poste derecho que no pudo atajar Cuéllar.

Tras la diana que supuso el empate, el Madrid siguió volcado al ataque, si bien no consiguió terminar de dar un último pase preciso. Las llegadas del equipo visitante fueron mayoritariamente por la banda derecha de un Danilo muy activo en la faceta ofensiva de su equipo, pero que no terminaba de hilar un buen centro. Él y el autor del primer gol, Isco, fueron los jugadores más en forma del conjunto de Zidane. Por su parte, el equipo asturiano creó peligro, sobre todo al contragolpe, en los que sumaba muchos efectivos.